Tips para ayudarnos a estar mejor: pensar bien, sentirse bien….

Tips para ayudarnos a estar mejor:  pensar bien, sentirse bien….
Tips para ayudarnos a estar mejor: pensar bien, sentirse bien….

Todos sabemos que nuestros pensamientos definen nuestra experiencia pues la delimitan temporoespacialmente.

Cuando niños, claro está, los pensamientos son procesos que aprendemos en el contexto familiar y, en esos tiempos, separarse de las creencias y los pensamientos de los adultos que nos tienen a su cargo es muy difícil. Pero cuando crecemos y somos adultos, ya nadie piensa por nosotros ni nos dicen cómo pensar. Sin embargo, contamos con una serie de “pensamientos condicionados” que generan nuestra experiencia. Contamos con una serie de respuestas que si bien nos facilitan la vida cotidiana, la mayor parte del tiempo se imponen a nosotros como , un maremoto de palabras y sentimientos que “nos pueden” y definen nuestro “día a día”, en las elecciones que realizamos incluso en las más triviales, en las relaciones en las que nos enganchamos, etc.

Ante esto, qué lugar nos queda para el libre albedrío? Cuando elegimos, lo hacemos   inconcientemente o a conciencia? Qué espacio queda para nuestra creatividad?

Las neurociencias nos dicen, que alrededor de los 35 años, hemos consolidados la mayor parte de los circuitos con que contaremos para responder a los estímulos que nos encontramos en la vida. Insisto, qué oportunidad queda para nuestra creatividad entonces? Usamos este reportorio aprendido para no molestarnos en tener que experimentar la incomodidad que sería responder a una experiencia nueva y, de este modo, repetimos situaciones, conflictos, malestares, etc,

Observemos lo que pensamos, elijamos otro pensamiento si el que nos entretiene nos hace sufrir. Es simple, no quiero decir que será fácil; al menos, no al principio.

Los Pensamientos nos ubican en el tiempo. Si un pensamiento nos hace sentir tristes o decepcionados es que estamos ubicados en el Pasado, si nos hace sentir ansiosos o con miedo es que nos ubicamos en el futuro. Si nos genera frustración o ira, nos dice dónde está enfocada, espacialmente, nuestra atención:en algo o alguien externo.

Cuando pienses, observa y pregúntate: ¿dónde estoy?, ¿Adónde me ubica este pensamiento? Si estoy triste, en el pasado. Si tengo miedo o estoy ansioso, en el futuro. Si estoy enojado, el foco de mi atención está en algo externo.

Regresa un instante a vos, a tu presente, a tu aquí y ahora. En ese nanosegundo en el que te formulas esa pregunta, al menos durante ese nanosegundo, regresaste a vos y has creado la oportunidad para elegir qué pensar. Por un instante, no repites ,no te repites!

Tips para ayudarnos a estar mejor: pensar bien, sentirse bien….
Tagged on: