ya nadie piensa por nosotros ni nos dicen cómo pensar. Sin embargo