elijamos otro pensamiento si el que nos entretiene nos hace sufrir. Es simple